Notícies

16/04/2015

EL RESURGIR DE LA CONSTRUCCIÓN LLEGA AL EMPLEO



La construcción ha comenzado a aportar a la economía y eso se ha trasladado al mercado laboral.
Abdul últimamente no para de trabajar. De obra en obra por la costa de Huelva. Y no le dejan de llegar de noticias de proyectos en otros lugares de España. Algo insólito hasta hace poco tiempo.
Aunque él ha mantenido el empleo durante la recesión, ha visto cómo muchos compañeros perdían su puesto y el panorama se tornaba cada vez más difícil. En los últimos meses, eso sí, ha percibido un cambio: son más los que llegan que los que salen de los proyectos.
Desde que se inició la crisis en 2008, el único movimiento que se detectaba en el ladrillo era, claramente contractivo, con cifras especialmente alarmantes: la construcción perdió cerca de 2 millones de empleos en seis años (en torno a 6 de cada 10 puestos de trabajo destruidos durante la crisis han sido en la construcción) y en la primera parte de 2014, en su cota más baja, ocupaba a algo más de 900.000 personas.
Pero este sector, después de vivir más que un fuerte ajuste que se llevó al resto de la economía por delante, ha comenzado a dar cierto empuje a la recuperación y últimamente también está mostrando mejor cara en el mercado laboral.
La inversión residencial ha crecido un 0,4% intertrimestral en los tres últimos meses de 2014 y ha sumado cuatro trimestres consecutivos en positivo. Además, el valor añadido bruto del sector, que llevaba años en barrena, creció un leve 0,02% en el tercer trimestre de 2014 y aumentó un 3,4% en el cuarto.
Este tirón ha tenido reflejo en el empleo. Según la última Encuesta de la Población Activa, que elabora el Instituto Nacional de Estadística, los parados de la construcción han pasado de 1,857 a principio de 2013 (en su nivel más alto) hasta 1,43 millones a finales de 2014. Es decir, esta cifra se ha reducido en 427.000 personas. Además, el número de ocupados ha crecido en cerca de 100.000 personas desde su punto más bajo hace un año.
Si se analizan los datos de los registros públicos de empleo, que son mensuales, se ve que "han dado un vuelco espectacular. El sector ha pasado de destruir empleo a comienzos de 2014 a crearlo en los primeros meses de este año a un ritmo equivalente en términos anualizados al 9%, mientras que en los servicios lo hace al 4% y en la industria al 2,5% (según las cifras de afiliación a la Seguridad Social)", explica María Jesús Fernández, analista de Coyuntura de la Fundación de Cajas de Ahorros.
Fernández destaca que este sector al inicio de la recuperación seguía restando crecimiento y ya no lo hace. Cree, por tanto, que se puede "dar por terminada la fase de crisis y el anterior ciclo económico, y afirmar que ya nos encontramos en un nuevo ciclo".
¿Qué empleo se crea?
Y en este nuevo escenario, ¿qué tipo de empleo crea la construcción? Pues eso no ha cambiado mucho. Sara de la Rica, catedrática de Economía del País Vasco y analista de Fedea, explica que "es altamente volátil por la temporalidad y altísima rotación laboral a la que los trabajadores están sometidos, y de baja cualificación - básicamente trabajo manual bien sea nada cualificado o de cierta cualificación-, pero en media, los empleos de baja cualificación son los que predominan. Es de esperar que después de tanta sangría se observen ciertos repuntes".
Más allá del contexto actual, hay que analizar por qué derroteros puede moverse este sector. ¿Se puede llegar a temer otra burbuja? Para Andreu Cruañas, presidente de Asempleo (la patronal de las empresas de empleo temporal) la reactivación de la inversión inmobiliaria y de la construcción "parecen ir en línea con la mejora prevista en los indicadores de actividad real (visados, viviendas iniciadas, viviendas en construcción), por tanto el empleo en este sector estará orientado a estos dos fenómenos".
El futuro: disparidad de opiniones
Por su parte, José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, asegura que es previsible que la construcción crezca entre el 5 y el 7% este año porque parte de niveles muy bajos. Eso sí, advierte de que "no nos pasemos de frenada como sucedió en el pasado".
Para Fernández el futuro también es más alentador. "La obra civil derivada de ciclo político [hay elecciones pronto] perderá impulso a lo largo del año (en un contexto, además, en el que aún no se ha terminado el proceso de consolidación presupuestaría). Pero la construcción de vivienda, puesto que ya ha terminado su ajuste y se encuentra en un nuevo ciclo económico, el cual está motivado por factores reales, seguirá creciendo y además acelerando probablemente dicho crecimiento a lo largo del ejercicio".
Sara de la Rica, en cambio, sostiene que todavía hay más de 500.000 viviendas vacías ya construidas en nuestro país. Por ello cree que no se deben echar las campanas al vuelo. "Está resultando enormemente costoso venderlas, yo no esperaría un repunte importante de este sector en el futuro inmediato. Es posible que veamos más dinamismo que el observado hasta ahora, pero no se espera una creación de empleo fuerte en este sector, al menos por el momento", concluye.
En todo caso, parece que a Abdul le queda por ver mucho para que se repitan las condiciones y los niveles de contratación que se produjeron en el sector antes de la crisis.